Crítica: Evolve – Imagine Dragons

1200x630bbLa última banda estadounidense que juega a ser U2 ha estrenado hoy su tercer álbum de estudio. Imagine Dragons ha presentado “Evolve” en plataformas digitales (y en tu desfasado espacio de música de vinilos destrozados de “El Corte Inglés”), el cual vuelve a sonar a ellos mismos como siempre han hecho. ¿Renovarse o morir? Ellos no saben de qué hablas.

Evolve” es un álbum compuesto por once canciones (no existe edición con bonus track), todas ellas pop pero con aires alternativos o rock. ¿Alguna diferencia con su anterior álbum, “Smoke + Mirrors”? Ninguna. ¿Y con respecto a “Night Visions”? Pues tampoco si habéis escuchado la escueta discografía de esta banda. Si bien es cierto que la coherencia que presentan todos y cada uno de los largos de Imagine Dragons es digna de aplauso (no muy difícil ya que no existe una variación de género en su repertorio), se echa de menos el tomar algo de riesgo en producción y composición. Al igual que cuando Sia estrena single decimos que esa canción “apesta a Sia”, con la banda sucede los mismo con respecto a sus long-plays.

El disco abre con “I Don’t Know Why”, un claro pensamiento del oyente cuando decide dar una tercera oportunidad al grupo. Es en los primeros acordes de la canción cuando ya empezamos a temernos lo peor: un “Night Visions 3.0”. Si bien es cierto que a dicho álbum le perdonábamos algún que otro error al tratarse de un disco debut, con algo más de ocho millones de copias vendidas de toda su discografía, pensamos que el grupo debería haber tomado algo de iniciativa en decantarse por alguna vertiente en concreto en vez de seguir su regla mnemotécnica a la hora de componer con el fin de asegurarse algún que otro hit (“Believer” o “Thunder”) acompañado de ocho temas que acaban resultado hermanas feas de los singles del álbum. We’re not in 2002 anymore.

Y poco se puede hacer por reseñar este álbum. Si hiciésemos un análisis track-by-track acabaríamos haciendo un copia y pega de todos y cada uno de los temas. Si agrupásemos los temas por género, tan solo obtendríamos un grupo, y a saber qué canciones tendríamos que destacar. Entonces, ¿qué puedes decir del álbum? Solo podremos destacar la fácil escucha durante su primer cuarto de hora, mirar qué sucede debido a que la misma canción lleva reproduciéndose en bucle durante todo ese tiempo y, ¡sorpresa!, eran cuatro canciones diferentes. Me atrevería a decir que este álbum se puede analizar a la perfección escuchando solo su primera mitad, ya que es bastante predecible lo que sucederá a continuación: Dan Reynolds (vocalista principal del grupo) intentado ser Chris Martin (“Walking The Wire”) o jugando a ser Owl City (”Dancing In The Dark”), a pesar de que nadie conoce el paradero del fundador de este último proyecto tras editar “Fireflies”.

¿Algo bueno que podamos decir de “Evolve”? Pues sí. Alabar que sus temas son todos escuchables, el giro que supone dentro del álbum el single “Thunder” y que la banda aprovecha el peor momento comercial de U2 y Coldplay. Pero poco más. Cuando el 50% de los temas del disco recuerdan a “On Top Of The World” como sucede con “Start Over” y el otro 50% recuerda a “It’s Time”, poco en serio nos podemos tomar a esta banda.

Tras tres intentos, Imagine Dragons sigue estando estancado en un sonido del que son incapaces de escapar y, en un panorama musical en el que somos capaces de olvidar y sentenciar a un artista por un flop, no parece que la banda haya recapacitado tras la semejante caída en ventas de “Smoke + Mirrors” con respecto a “Night Visions” (7 millones frente a 1,3 millones). Quizás se deba a una falta de cariño parental hacia los miembros de la banda o quizás no sepan cómo funciona la industria en estos momentos. Esperamos impacientes su visita al plató de “¡Qué Tiempo Tan Feliz!” para que nos resuelvan esta duda.

Queridos chicos de Imagine Dragons, cuando Pitchfork ni siquiera os tiene listados como artistas, algo sucede con vuestro contenido musical. Si tenéis suerte, quizás acabéis representando a Irlanda en Eurovisión.

Nota: 3 / 10

Anuncios

4 comentarios en “Crítica: Evolve – Imagine Dragons

  1. Pablo de los Santos Carrión dijo:

    El disco no es muy allá. Vale. Pero Imagine Dragons no innova con su sonido y se estanca en él? Escucha I’m so sorry, trouble y thunder. Si te parecen el mismo sonido revisate el sonotone.

    • Alejandro Rubio dijo:

      ¡Hola Pablo!
      Ambos estamos de acuerdo en que “Thunder” supone un cambio de sonido para los chicos de la banda, pero no por eso “Evolve” consigue desvincularse de sonidos y producciones anteriores. A mí me sigue “apestando a Imagine Dragons”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s