Crítica: Melodrama – Lorde

lorde-green-light-2017-2480x2480Lejos quedó en el ámbito internacional el sacar single porque sí. Rihanna pasó de sacar un álbum al año a sorprender con uno tras tres años de hiato. Lorde, la niña vieja por excelencia del panorama musical, ha decidido tomarse unas vacaciones de casi cuatro años para “parir” al sucesor de “Pure Heroine”, “Melodrama“. Su sello sigue estando ahí y, por suerte, la selección de temas parece aún más efectiva que la de su álbum debut. Sí, queridos lectores: Lorde sigue siendo la adolescente más interesante de la plantilla actual.

Todos pensábamos que Lorde acabaría como Lana del Rey: tras un debut magistral (“Born To Die” mejor que “Pure Heroine”, eso sí), su sello tan excesivamente personal acabaría pasándole factura (“Ultraviolence”), entrando en un foso del cual iba a ser imposible salir (“Honeymoon”). Sin embargo, Lorde ha conseguido esquivar el primer bache de su carrera, al menos en cuanto a dirección artística se refiere. Aunque el público haya girado parcialmente la cara ante el primer single de “Melodrama” y ella parezca excesivamente confiada con el funcionamiento de este segundo álbum al no haber editado oficialmente un segundo single para este álbum (recordemos que “Green Light” vio la luz hace uno tres meses), la neozelandesa se ha asegurado el apoyo de la crítica con este disco.

Su producción actualizada es su primer gran acierto. “Green Light” ya mostraba la renovación musical a la que era sometida Lorde, que además hace guiños a épocas pasadas (el bridge antes del estribillo de “Sober” recuerda a “Yellow Flicker Beat” de la banda sonora de “Los Juegos del Hambre: Sinsajo”). “Melodrama” es un álbum mucho más amable que “Pure Heroine” en el que, sorprendentemente, destacan up-tempos como “Supercut” o “Perfect Places“, pero donde también hay cabida para temas que te dejan sin habla como “Liability“, balada estrella del álbum que ya presentó hace unas semanas en Saturday Night Live.

En temas como “The Louvre” o “Hard Feelings“, que parecen producidos por Kanye West por las distintas excentricidades que presentan, se da más peso a la intrumental que a la voz. Sin embargo, Lorde es capaz de equilibrar con temas casi a capella con el reprise de “Liability” o “Writer In The Dark” en la recta final del álbum. Hay cabida hasta para el uso de sintetizadores bastante dulces, como en el caso “Loveless“, que sirve más como interludio que como segunda parte de la ya mencionada “Hard Feelings”.

En definitiva, Lorde sigue fiel a su sonido. Cuatro años para 10 temas quizás haya sido algo excesivo, pero viendo la calidad de “Melodrama”, uno de los discos más potentes en lo que llevamos de año, la espera ha merecido la pena. Agarren sus pelucas.

Nota: 8,5 / 10

Anuncios

Un comentario en “Crítica: Melodrama – Lorde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s