Crítica: Bon Appétit – Katy Perry

FB_IMG_1493251759917Katy Perry se columpia y los katycats le cortan la cuerda. Su nuevo single, esta vez sí, ignora todo lo anteriormente publicado por la artista californiana, abarcando sonidos más caribeños y coqueteando con el trap gracias a Migos, conocidos por temas como “Bad and Boujee”, “Bad and Boujee (Radio Edit)” o “Bad and Boujee (Explicit Version)”. Damas y caballeros, colaboración de lujo en el segundo single del aún desconocido cuarto álbum de Katy Perry.

El mundo se encuentra divido. ¿Ha sido “Chained To The Rhythm” un hit o un flop? Obviamente, no podemos comparar los resultados de la canción casi-disco con los de algunos de sus anteriores singles. La canción de aires políticos de Perry no es capaz de hacer sombra a ninguno de los singles extraídos de “Teenage Dream” (5+1 #1 en Billboard Hot 100) pero, aún así, su recorrido por los charts mundiales no ha sido desastroso. Actualmente, este primer single se encuentra en el top 40 en Billboard Hot 100 en su décima semana, algo impensable para eras pasadas de la chica de Candyfornia. Si embargo, su cuarta posición como peak y el mantenerse en el top 10 de iTunes Worldwide 79 días más tarde, nos obliga a no designar “Chained To The Rhythm” como un flop.

Katy Perry mueve ficha y estrena “Bon Appétit” como segundo single de su esperado álbum. Con nuevo corte de pelo, discurso heroico de por medio y un buen pastel de manzana, la chica más dulce del pop pone todas sus cartas sobre la mesa. Lo que no esperaba es que sus fans siguiesen jugando a “Candyfornia – Face the sugar daddy’s dice to free the Queen of Candyfornia“, rechazando el tema por completo. Katy Hudson ya ha demostrado ser capaz de dominar el panorama pop actual con soltura y, esta vez, ha decidido dar una vuelta de tuerca a su carrera musical tomando nuevos riesgos. La canción, producida nuevamente por Max Martin, deja a un lado el pop bobalicón tan propio de la cantante adentrándose en un sonido más actual que, quizás, no sea tan universal. El trap es tendencia en Estados Unidos, pero pocas canciones han conseguido colarse en el top 10 británico en los últimos años. Y no, amigos. Ed Sheeran no canta trap (aún).

Su ya comentado sonido caribeño, sus letras cargadas de connotaciones sexuales y su espantosa portada han conseguido desvincular a Katy Perry de temas como “Hot & Cold”, “Roar” o “Firework”. ¿El problema? No ha existido transición entre ambas etapas, por mucho que intentase decir que la Katy de “Prism” no era la misma que la de “Teenage Dream”. Aún así, “Bon Appétit” tiene bastante elementos para convertirse en un hit. Su estribillo es pegadizo, su sonido es actual y sigue siendo igual de fresco que anteriores temas de la californiana.

Sin embargo, el desempeño comercial de “Bon Appétit” no está siendo igual de correcto. En iTunes USA la canción se encuentra ya fuera del top 20, sus reproducciones en Spotify son bastante bajas y los fans parecen algo descontentos con la hermana mayor de “Birthday”. Por suerte, no hay nada que una buena promoción no puede arreglar. Además, debemos considerar “Bon Appétit” como un grower que, si nos descuidamos, podría convertirse en el próximo éxito de la portadora de sujetadores de nata más influyente de la historia. Estaremos atentos.

Eso sí, hubiésemos preferido migas a Migos (matadme, por favor).

Nota: La tarta de Octavia Spencer sigue siendo para Hailee Steinfeld / 10

Anuncios

Un comentario en “Crítica: Bon Appétit – Katy Perry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s