Crítica: Power Rangers

power_rangers-297859835-largeNada de “Solo el fin del mundo”. Nada de “Sing Street”. Nada de “Moonlight“. Esta vez, yo no elegía la película. La generación que ha cantado el leti-rap a todo pulmón tiene un nuevo caramelo nostálgico en la cartelera: el reboot de “Power Rangers“. Misma diversidad de colores, mismas escenas de acción machacantes y, si buscas profundamente, algún que otro detalle de carácter moral. ¿Estamos ante la adaptación cinematográfica de “To Pimp A Butterfly” de Kendrick Lamar? “Bitch, sit down” y lee.

“Power Rangers” es una adaptación de la serie original que cuenta los inicios de estos personajes tan daft-punkanescos. Tras más de dos décadas desde el estreno de la primera cinta, comenzar desde cero supone todo un acierto con el fin de hacer llegar esta historia a una nueva generación nacida en este siglo. Sin embargo, para aquellos que disfrutábamos más jugando a Playmobil o LEGO, la película puede implicar una sensación cercana a la de una violación.

Comenzando por su guión, existe una similitud increíble con respecto a “El club de los incomprendidos”, drama adolescente español solo apto para fans de “Los Protegidos” (¿peor película española de la historia?). “Power Rangers”, que se presenta como el último anuncio de carácter heroico de Benetton, repite sus mismos errores. Una atmósfera optimista y cursi, adolescentes que no hablan como adolescentes, chicos que van de Nelson y son puro Martin… Su guión resulta excesivamente infantil para una cinta cuyo rating posee unos treinta años. Además, la descripción de sus personajes no puede estar más estereotipada. Los miembros de los “Power Rangers” son los siguientes:

  • Sac Hefron, jugador de fútbol americano, chico más popular del instituto y guaperas por excelencia – Power Ranger Rojo
  • Trinidad, chica mala y rebelde, la que pasa de todo debido a sus múltiples problemas familiares. Personaje interpretado por la reina de la C-List, Becky G – Power Ranger Amarilla
  • El negro, el que hace comentarios sarcásticos, como todo negro. Ya lo decían en “No es otra estúpida película americana” – Power Ranger Azul
  • El chino, que él mismo dice que está loco. Quiere a su madre con locura. Encargado de hacer la copia de Zac Efron original para que fuese el líder del grupo. No quedó muy realista – Power Ranger Negro
  • La chica inestable, la que se cree Mulán, la “perro ladrador poco mordedor”. Está interpretada de manera magistral por la ex-viner María Herrejón (puede que no sea ella, but anyway). Eso sí, me he quedado con ganas de escucharla decir “¿Sufi-qué? ¡Nunca hay suficiente!” – Power Ranger Rosa

Todos ellos vivirán experiencias inverosímiles a más no poder, pero que el guión decide pasar por alto y no tratar al espectador como un ser inteligente. ¿Qué hacían todos en la mina? ¿No es mucha casualidad que todos se conociesen de antes? ¿Por qué tenía Elizabeth Banks la necesidad de grabar esta película? ¿Quién decide invertir dinero en “Power Rangers”? Moriremos sin saber la respuesta. Destacar, eso sí, que el villano de la película sea una mujer llamada Rita. Imposible no añadir la palabra Barberá cada vez que la mencionan.

Por suerte, visualmente la película no es tan mala y hasta hay presencia de una innovación que se sale del esquema de este cine prefabricado. Hay escenarios muy bien construidos y que pueden llegar a mejorar la experiencia cinematográfica que supone este metraje que rebosa las dos horas. Sin embargo, la coreografía de cada uno de los personajes y ese dramatismo tan cómico del que están dotadas muchas escenas echan todo el trabajo por tierra. En la segunda mitad de la película hay una escena en la que los “Power Rangers” parecen estar compitiendo contra España o Rusia en un mundial de natación sincronizada. No tiene desperdicio alguno. Además, cuando consiguen “matemorfosearse” y conseguir su disfraz de “Power Rangers”, todos ellos posan cual escaparate de Zara. ¿Por qué ir de nazareno cuando puedes ir “Power Ranger” con ese casco de bici integral? Estos chicos han tenido una idea fetén. Aún así, hay algo de esperanza cuando vemos planos dotados de naturalidad en sus movimientos o cuando se plasma una escena de persecución en coche haciendo girar la cámara 360º repetidas veces de manera uniforme.

Como detalle curioso, en la película se escuchan temas de Tove Lo o Destiny’s Child. Estas chicas siempre serán bienvenidas.

En definitiva, “Power Rangers” solo gustará a aquellos que han jugado con estos muñecos de pequeño y que, seguidamente, han decidido no ver una simple película de acción durante dos décadas. Un producto que puede provocar arcadas si se decide tomar en serio.

Nota: 2,5 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s