Crítica: Toni Erdmann

toni-erdmann-posterAlabada por muchos, odiada por otros. Esta extensa comedia de casi 180 minutos de duración está cosechando todos y cada uno de los premios a los que está nominada, hasta el punto de no saber cómo van a meter todos los logros en el cartel de la película (cosa que odio, por cierto). Una película no muy fácil de ver y que da un giro de 180º en cuanto al concepto de comedia que tenemos en mente. “Toni Erdmann” es de todo menos ligera. ¿Película de culto a la vista?

La cinta alemana del año ha sido capaz de destruir grandes pesos pesados como “Elle” o “Julieta” para la ceremonia del próximo 26 de febrero. “Toni Erdmann” es una astuta comedia sobre la relación padre-hija que, a pesar de lo desastrosas que pueden llegar a ser sus vidas por separado, cuando sus personalidades se complementan, supone un tornado de diversión y locura que no dejará a nadie indiferente. Una película que va in crescendo durante toda su duración y que, por mucho que pueda llegar a aburrir en su primera hora, merece la pena por la majestuosidad que presenta los dos siguientes tercios.

No se hizo la miel para la boca del asno“, afirma el refranero popular. Esta cinta se apoya totalmente en este pensamiento, pues no es una película apta para todo tipo de público. En ocasiones, llegaba a pensar que la cinta no estaba hecha para mi. Sin embargo, “Toni Erdmann” toma cada vez más y más fuerza, logrando un resultado espectacular  y haciéndonos olvidar la flacidez que presenta en sus primeros sesenta minutos de presentación. Eso sí, al igual que con Lady Gaga y su Globo de Oro, uno olvida pero no perdona. Por mucho que la cinta se levante cuanto más avanza, ese foso de aburrimiento sigue estando ahí y, de poseer una buena edición y dirección, habiendo eliminado escenas que carecían de algún tipo de carácter narrativo, el resultado podría haber sido esa obra maestra que muchos afirman que es.

Quizás “Toni Erdmann” suponga una película de culto que, con el paso de los años, seamos capaces de valorar de un modo más acertado. Quizás simplemente estemos bajo los efectos de una presión social que nos obliga a ver la cinta con unos ojos que no son los correctos. Quizás la cinta no pretenda nada más que ser un puro canto a la vida pero que, debido a ciertos críticos-de-cine-que-solo-ven-cine-iraní-y-odian-toda-aquella-producción-hollywoodiense, hayamos elevado hasta un olimpo inmerecido la cinta alemana. La película no es mala, ni muchísimo menos. Pero de ahí a ser considerada la mejor comedia de todos los tiempos (porque, eso sí, es una comedia), hay un paso.

Esta “Hannah Montana para modernos intelectuales” posee unas actuaciones maravillosas  por sus dos personajes protagonistas y un guión tan astuto que, en ciertos momentos, podemos llegar a presenciar la perfección del metraje. Ver a la actriz protagonista berrear “Greatest Love of All” en mitad de una cena llena de desconocidos, realizar una fiesta empresarial con temática nudista… La película consigue grabar en nuestra retina una gran cantidad de momentos. ¡Por no hablar de cómo aparece su padre en la fiesta! “Toni Erdmann” se acaba convirtiendo en un excelente estudio social sobre la personalidad propia, la carencia de felicidad y el auto-engaño, llegando al espectador de manera asombrosa.

En definitiva, “Toni Erdmann” funciona para muchos, pero decepciona para otros. Una de esas películas que tendrás que ver para crear tu propia opinión. Yo he pasado por el aro.

Nota: 7,25 / 10

 

Anuncios

4 comentarios en “Crítica: Toni Erdmann

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s