Crítica: Hairspray Live!

tn-500_unnamed-1

Anoche tuvo lugar uno de los eventos más esperados del año. Como cada diciembre, las cadenas de televisión estadounidenses reúnen a un amplio equipo de actores, técnicos y cámaras para dar cabida a enormes musicales en la pequeña pantalla. Es el turno de NBC, que, tras el éxito que supuso “Grease: Live”, “The Wiz Live!” o “The Sound of Music Live!”, ha dado luz verde a “Hairspray Live!” y, de nuevo, no tiene desperdicio.

Su promoción estaba por las nubes. Este año, el equipo de Universal Television ha contado con grandes estrellas del panorama musical para aumentar aún más el hype de este musical. Sin lugar a dudas, anunciar que Ariana Grande encarnaría a la adorable Penny o que Jennifer Hudson nos pondría los pelos de punta dando vida a Motormouth Maybelle, nos hizo estar pendiente de todos y cada uno de los pasos que tomaba este musical televisado.

Por si alguien no ha visto ninguna de las adaptaciones cinematográficas de la obra, la premisa de la que parte es bastante sencilla. “Hairspray” narra (o canta, según lo miremos) la historia de Tracy Turnblad (Maddie Baillio en esta adaptación televisada), una joven bajita y gordita cuyo sueño es formar parte del programa televisivo de Corny Collins. En esta adaptación, el hilo argumental sigue siendo el mismo, si bien es cierto que existen variaciones con respecto a las cintas cinematográficas que, al fin y al cabo, poco o nada repercuten en la trama principal. Recordemos que, por suerte, una adaptación no es una copia.

“Hairspray Live!” es un divertido musical lleno de color que hará que disfrutes de sus dos horas de duración como hacía mucho que no lo hacías. Su música de los 60s, su pomposo y en ocasiones extravagante vestuario y sus cambios de planos acompasados (siguen una estructura musical del estilo 4 por 4) harán que te introduzcas de lleno en esta maravillosa experiencia televisiva. Uno de sus mayores encantos es que todo el espectáculo esté grabado en riguroso directo, incluida la música. Si bien es cierto que entre tanta coreografía y movimiento podemos llegar a encontrar un agotamiento vocal en alguno de los actores, el montaje es tan asombroso que hará que merezca la pena.

El tracklist de “Hairspray Live” respeta el de la obra musical y el de la adaptación cinematográfica de 2007. El especial de NBC abre, como no podía ser de otro modo, con “Good Morning Baltimore“, presentándonos a la nueva Tracy Turnblad y haciendo un despliegue masivo de todos los elementos técnicos que nos llenará de magia televisiva. Cambios de escenarios en pocos segundos, planos sorprendentes y una amplia coreografía que no descansa en sus 120 minutos de duración. En cuanto a su lista de canciones, sorprende el rescate de “Mama I’m A Big Girl Now” o “Cooties”, las cuales no formaban parte de la cinta de 2007, al igual que apena no encontrar “The New Girl In Town” en esta adaptación televisiva.

“Hairspray Live!” hace uso del amplio abanico de posibilidades técnicas que se le proporciona pero, desgraciadamente, no llega a brillar tanto como “Grease Live!”. Alguno de los cambios de escenarios no son tan explosivos como deberían y, lamentablemente, siempre se hacen desde un espacio cerrado a la carretera de la ciudad. Sin lugar a dudas, uno de los grandes momentos de la adaptación televisiva de Grease era ver cómo en cuestión de segundos, y solo con la ayuda de un armario, pasábamos del cuarto de Rizzo a una interminable pasarela de modelaje, volviendo en pocos de minutos, y sin apenas despeinarnos, al cuarto del malvado y apasionante personaje. Ninguno de los cambios de Hairspray se acerca a ese nivel.

En cuanto a sus interpretaciones, Kristin Chenoweth roba todo el protagonismo cuando aparece en pantalla. Las tablas de esta mujer haciendo musicales llega a niveles desconocidos. Chenoweth, que interpreta a la mala-malísma Velma Von Tussle, productora del programa de Corny Collins, se mete al público en el bolsillo demostrando que está en plena forma y, como era de esperar, muy cómoda mostrando a cámara su amplio registro vocal. Podemos afirmar que “(The Legend Of) Miss Baltimore Crabs” registra los mejores cuatro minutos de la adaptación televisiva, aportando la dosis perfecta de comedia que “Hairspray Live!” en ocasiones necesita para poder seguir adelante. Harvey Fierstein, que vuelve a dar vida a Edna Turnblad, papel que le otorgó un Tony, demuestra que John Travolta fue todo un “hasta luego Maricarmen” para ese papel. En la vida un hombre travestido ha podido ser tan acertado para un papel de mujer.

En cuanto a los conocidos popularmente, NBC se encargó de anunciar a bombo y platillo que tanto Ariana Grande como Jennifer Hudson estaría presentes, y así ha sido. Grande da vida a Penny, volviendo hacer ese papel de tonta al que tanto nos tiene acostumbrados (“Victorious” o “Sam & Cat”) y que, sorprendentemente, se le da casi tan bien como cantar. Su actuación nos atrapa y cuando, se le proporcionan un par de líneas para cantar (quizás motivo principal por el que se ha incluido “Mama I’m I Big Girl Now”), somos incapaces de apartar la mirada ni un solo segundo. En cuanto a Jennifer Hudson, ganadora de un Oscar por esa aberración titulada “Dreamgirls” (ella estaba tremenda, eso sí), desarrolla de manera bastante correcta su papel, bordándolo en el momento que le toca cantar y demostrar su enorme capacidad vocal. Hudson nos hará creer que “Big, Blonde & Beautiful” fue escrita para ella.

La única desilusión puede llegar a ser Garrett Clayton encarnando a Link Larkin, cuya capacidad vocal demuestra ser demasiado limitada para un show en directo. Además, su aspecto “too Ken” nos provocará inverosimilitud en su personaje, haciendo de sus números en solitario lo peor de esta adaptación. Dove Cameron y Derek Hough, ejecutan sus respectivos papeles de manera correcta, si bien es cierto que el rol de Hough recae más en sus habilidades como bailarín que como cantante. Lo mismo sucede con la encargada de llevar todo el peso de la obra, Maddie Baillio. A pesar de que  voz se muestra excesivamente débil en algunas de las actuaciones, consigue crear en el espectador una empatía que nos permite olvidar algún que otro error cometido por la joven aspirante-a-estrella.

Pero el mayor acierto de “Hairspray Live!” no es otro que haber dado carpetazo a cantantes haciendo de ellos mismos rompiendo por completo el clima del musical, tal y como pasó con Jessie J y la espantosa banda DNCE en “Grease: Live”. Eso sí, cerrar con Ariana y Hudson haciendo de Ariana y Hudson nos quita el sabor de boca tan dulce que nos había proporcionado “You Can’t Stop The Beat”, tema estrella del musical.

El mayor error, los arreglos vocales e instrumentales de “Without Love”, uno de los grandes temas de la película, que queda en algo poco excitante debido a la pobre escenografía que presenta. Por suerte, Penny y Seaweed son capaces de avivar la llama y, añadiendo ciertos toques cómicos, son capaces de sacar adelante con creces la performance. Lo mismo sucede con “(You’re) Timeless To Me”

“Hairspray Live!” es un refrescante caramelo musical y televisivo que te transportará por completo durante dos cortas horas y que, además, consigue ensombrecer sus errores que el enorme cúmulo de aciertos de los que se compone. Ser grande no es un problema para esta obra.

Nota: 8 / 10

Anuncios

Un comentario en “Crítica: Hairspray Live!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s