Crítica: Le Parc – Especial SEFF 2016

le-parc-movie-poster-2016-1020774012Sin saber ante qué me enfrentaba, el pasado domingo a las 20:30 me senté en mi butaca de la sala 11 del cine de Nervión esperando impaciente la proyección de “Le Parc“. El resto es historia. Una experiencia que dudo que vaya a volver a vivir en mi aún corta vida.

¡PUF!“, que diría Paloma, mujer de Juan Cuesta, presidente de la comunidad.

Dado que la película me transportó a lugares inimaginables, esta película recibirá una reseña especial repleta de spoilers para que, aquellos que aún no la hayan visto y sean incapaces de esperar su proyección un domingo random del año 2019 en la cadena de televisión 13TV (por decir alguna), puedan simular una experiencia como la que yo tuve la oportunidad de vivir.

Queridos lectores, os pongo en situación:

20:00 – Una tal Elena nos presenta “Le Parc” como una película maravillosamente inquietante a la par que misteriosa. Ella afirma haber salido encantada tras una proyección previa. Presenta al productor de la película (la cual es francesa, ya que si fuese inglesa se titularía “The Park” y, si fuese sevillana, “El Alamillo” ). Da comienzo a la proyección de la película.

20:05 – Cabecera SEFF 2016.

20:06 – Anuncio de Jagermeister. Un hombre sentando a mi lado comienza a cantar la canción.

20:07 – Comienza “Le Parc”

Le Parc” cuenta la historia de dos jóvenes que están teniendo una cita en un parque. Ella, de cara similar al emoji del extraterrestre (👽), es una chica plana, insípida, insegura y poco carismática. Él (David, por ejemplo) es un chico de dos metros que, por suerte, tiene algo más de seguridad, pero que al fin y al cabo aporta a la cinta lo mismo que 👽. David y 👽 son novios desde hace un tiempo pero, inexplicablemente, son de esos jóvenes (inexistentes) que no van a un parque a enrollarse, sino a mirarse y, como mucho, darse un besito en la frente seguido de un abrazo. Sin embargo, nadie sabe por qué, en la siguiente escena podemos ver cómo David se quita la camiseta ante 👽 y demostrar toda su pasión. Destacar la escena en la que David está tumbado encima de ella de tal modo que parece que 👽 no tiene piernas. Muy lograda la fotografía.

En escenas intermedias, podemos ver a David y a 👽 beber agua en una fuente. David decide bebe directamente de la fuente. Sin embargo, 👽 decide entrelazar sus dedos para beber, como si fuese a simular el sonido de un búho.

Al caer la noche, David se despide. Inexplicablemente (como todo lo que pasa en esta cinta), 👽 decide quedarse un rato más. David se ha dejado el tabaco, por lo que 👽 le escribe un mensaje diciéndole que vuelva a recogerlo o se lo fuma todo. Sin embargo, lo que 👽 no se esperaba es que él la iba a dejar por Whatsapp. 👽 decide arrastrarse para intentar recuperarlo, pero David le dice que no, que ha vuelto con su ex. 👽 le dice a David que desearía haberlo sabido antes. David pregunta por qué. 👽 responde que para no haberlo conocido.

(Suenan risas en la sala)

En ese momento pensé que podrían haber pasado dos cosas:

  1. Suena “Turn Down For What” mientras 👽 se coloca unas gafas de sol.
  2. 👽 le responde: “¿Si? ¡Pues te quedas sin tabaco!

Sin embargo, esta película va más allá. Porque Kubrick no está muerto, sino que ahora usa un seudónimo: Damian Manivel. Algo así como Taylo Swift – Nils Sjoberg. Lo que sucede el resto de la cinta (unos 30 minutos) son planos de 👽 andando hacia atrás de manera excesivamente creepy. Hay secuencias que están rebobinadas, visiblemente notable por los movimientos de 👽. Hay otras escenas en las que 👽 anda realmente en sentido contrario. Una dirección exquisita, de verdad. A tus pies.

Seguimos avanzando con la película. Llega un hombre de seguridad y comienza a preguntarle a 👽 qué está haciendo. 👽 no responde. El de seguridad, en vez de llamar a la policía, decide seguirla. 👽 se cae al suelo y el de seguridad se sienta a su lado mientras se fuma un cigarro. El de seguridad comienza a hacer movimientos de kung fu y 👽 se ríe. Ambos corren ahora por el parque. Él la coge en brazos y bajando unas escaleras, pierde el equilibrio momentáneamente, estando a punto de caer. Una mujer en el cine grita “¡que se cae!”.

(Risas en la sala)

👽 se monta en una barca con el hombre de seguridad (ya no estamos en El Alamillo, sino en Plaza de España). El de seguridad le mira con cara extraña, se acerca a 👽 y… ¡qué sorpresa! ¡David aparece de nuevo y comienza a besar a 👽!

Pero este director siempre tiene que dar una vuelta de tuerca más y, ¡otro giro inesperado de guión! ¡Todo es un sueño! ¡👽 se ha quedado dormida en el parque! Porque, ¿cómo si no ibas a explicar todo lo ocurrido?

¡Viva Los Serranos, coño!

21:30 – Fin de la película. Comienzan las preguntas al director. Desgraciadamente, tenía hambre y poco tiempo para cenar, por lo que tuve que salirme de la sala. Me hubiese encantado ver al director defender semejante truño.

Nota: 0,5/10

Nota como secuela de Sharknado: 11/10

“Que alguien me pase un par de chupitos de Jagermeister, por favor”

– Alejandro Rubio tras la proyección de “Le Parc”-

 

Anuncios

2 comentarios en “Crítica: Le Parc – Especial SEFF 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s