Crítica: El Puente de los Espías

el_puente_de_los_espias_43787Al parecer, “El Puente de los Espías” es una de las mejores películas del año. Y es que viene de la mano del que pudo haber sido considerado uno de los mejores directores del pasado siglo: Steven Spielberg. Una pena que sea tan solo una apariencia.

“El Puente de los Espías” es una de esas películas que posee todos los requisitos para ser un exitazo en cuanto a premios se refiere: una maravillosa dirección, muy buenas interpretaciones y un cuidado técnico solo apto para directores de semejante calibre. Sin embargo, el resultado manifiesta una frialdad excesiva para todo el trabajo que hay detrás. Y digo frialdad por no decir un coñazo. 

Como ha quedado demostrado, el pilar más importante de una película es su guión. Este puede ser todo lo interesante, realista y duro que Spielberg quiera, pero cuando algo es insípido, es insípido. Partiendo de la base de que es un tema muy propenso en el cine de los años 90s (hubo un boom nadie sabe por qué en narrar la historia de la Guerra Fría, la Unión Soviética y demás asuntos bélicos), el rescate de este no está a la altura. El hecho de que en 150 minutos de metraje no haya ni un solo gancho para los que no vivimos las cintas bélicas con la misma intensidad que gran parte de la población provoca el mayor “handicup” del metraje. Para alguien como yo era imposible empatizar o interesarse por las acciones que los personajes llevan a cabo, debido a que esta siempre abarca la guerra desde un primer plano.

Eso sí, Spielberg demuestra llevar consigo numerosos años de experiencia. Pocas veces se ven películas tan estrictamente limpias en su apartado más técnico. Es capaz de impactar en el espectador con tan solo un sencillo juego de luces, representando el carácter de cada personaje con una luminosidad u otra. Cada plano estaba tan sumamente mimado que es imposible apartar la vista de la pantalla… durante los primeros treinta minutos de la cinta. Después, una vez ya nos hemos acostumbrado a semejante despliegue de inteligencia en la dirección de la fotografía y del sonido, el guión no consigue mantenernos con la misma precisión pegados a la pantalla, y es una pena.

Y lo que realmente me duele es que es culpa mía, no del director. Si bien yo hubiese sido un aficionado al cine bélico o a la historia de mediados del siglo XX, hubiese sido una experiencia cinematográfica brutal. Sin embargo, tal y como ya he mencionado, poco hace Spielberg para atraer a este público en concreto.

Las interpretaciones son magistrales, destacando en especial a Mark Rylance, que deja en segundo plano al mismísimo Tom Hanks (ganador de dos premios Oscars en dos años consecutivos). El supuesto protagonista de la historia, un abogado encarnado por el ya nombrado Tom Hanks, resulta algo lejano a la hora de poder empatizar. El resto de interpretaciones, bastante buenas aunque no tan destacables como Rylance.

En definitiva, “El Puente de los Espías” es una cinta hecho para un público demasiado específico que no necesita de otro gancho además de las discusiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética para quedar alucinado y ser incapaz de despegarse de la pantalla un solo segundo. Una pena que no me encuentre entre ese grupo de personas.

Nota: 4 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s