Crítica: Rebel Heart – Madonna

Madonna_-_Rebel_Heart_(Official_Album_Cover)La Reina ha vuelto. “Rebel Heart“, el disco maldito de Madonna, ve la luz en plataformas digitales y en el más que desfasado espacio de música de El Corte Inglés. Con una promoción tan desequilibrada como su actuación en los Brits Awards, la madre de Lourdes viene dispuesta a arrancar todas las pelucas del pop. ¿Lo conseguirá?

Por primera vez, intentaré no hacer una review track-by-track de esas que me quitan tanta credibilidad. Hello Rubio 2.0.

En primer lugar, situémonos. “Rebel Heart” era promocionado hasta el infinito y más allá con el hashtag #unapologeticbitch en la cuenta de Instagram de Madonna, lo cual nos hacía plantearnos dos preguntas:

1. ¿Por qué crear este hype tan excesivo? ¿Nos encontraríamos ante el mejor disco de la vigoréxica más famosa del pop?

2. ¿Qué hace esta mujer con Instagram? Podría ser mi madre abuela…

Alicia Keys, Miley Cyrus y muchísimos otros rostros del panorama musical rodeaban el proyecto más ambicioso del año, que se vio perjudicado por decenas y decenas de filtraciones. Demos de este nuevo LP aparecían en las redes cada semana, viéndose obligada a adelantar el pre-order en iTunes y demás plataformas. Los seis primeros temas de “Rebel Heart” se ponían inmediatamente a la venta, ocupando los 6 primeros puestos en el ranking del servicio musical de Apple en España. “Me siento violada“, comentaba Madonna en Instagram de nuevo. No habíamos visto una Drama Queen tan grande desde el  EMERGENCY POP de Lady Gaga. Semanas más tarde, “Rebel Heart” se filtraría al completo meses antes de su estreno.

“Rebel Heart” es un álbum pop compuesto por 14 canciones en su edición más sencilla, 19 en la versión deluxe, 25 en la superdeluxe y 39 canciones, 144 demos, 5 tracks sobre su odio a Lady Gaga, un pañal usado y uno de los bailarines despedidos debido a su “pequeño” percance en los Brits Awards en su edición más completa, llamada “Rebel Heart: Living for Drama”. Y, dejando las bromas aparte, comienzo con la review.

Si en algo destaca el décimo tercer álbum de Madonna es en la buena conexión que existe entre todos sus temas. Todos con un producción bastante acertada, en el cual la voz de Madonna, por primera vez en años, consigue imponerse. La Reina del Pop apuesta por la diversidad de estilos: dance, pop, folk o RnB. “Living For Love“, tema dance más destacable del disco y primer single de este se encarga de abrir el disco. A pesar de ser todo un grower, no ha conseguido ser bien enfocado por la artista. Un vídeo aburrido, presentaciones que simulan el vídeo… Cero aciertos. El tema, sorprendentemente, ha conseguido ser una de las mayores vergüenzas para la carrera de la cantante: ni rastro en Billboard Hot 100 o en los charts de iTunes mundiales. Y nos encontramos ante uno de los temas más comerciales del disco… ¿Por qué no podrían haber sido temas como “Ghosttown” o “Devil Pray” primeros singles?

Indudablemente, Madonna destaca más en las baladas y en los medios-tiempos. Y “Rebel Heart” tiene verdaderas joyas de este estilo. Las dos anteriormente mencionadas, siendo “Ghosttown” mi canción favorita del disco, la potentosa “Hold Tight“, que explora los agudas de la leyenda del pop; la sensiblera “Joan of Arc“, cuya producción brilla con luz propia o la envolvente “Inside Out“, cuya melodía penetra en nuestras cabezas con una facilidad alucinante. Después encontramos “Wash All Over Me“, que demuestra no tener tanto potencial como el resto de baladas, pero que resulta una canción más que agradable. Como dato curioso, Miley Cyrus se encuentra detrás de esta canción. Sin lugar a dudas, Madonna acierta de lleno en el momento en el que decide convertirse en artista, y no en mamarracha. O no…

¡La Madonna mamarracha también acierta! “Unapologetic Bitch“, canción que da nombre al hashtag con el que tanto por culo dio promocionó el álbum es una de las canciones más pegadizas del álbum, que consigue subir el ánimo cual “Into”-“Problem” en el álbum de Ariana Grande. Además encontramos “Holy Water“, una canción que explota la producción y que tiene ese toque guilty que tanto le pega a Madonna. Y, por si fuera poco, recupera uno de los puentes de la mítica “Vogue“. ¿Qué más se puede pedir? Una vez más, Nicky Minaj hace una parada en su tour de album-collabs. Tras David Guetta, Jessie J, David Guetta, Drake, Lil Wayne, David Guetta, Beyoncé, Lil Wayne, Ariana Grande, David Guetta, Lil Wayne y Beyoncé, sorprendente Minaj decide hacer una colaboración en el nuevo álbum de Madonna. La víctima no ha sido otra que “Bitch, I’m Madonna“, de las peores canciones del álbum. Una canción que repite la espantosa fórmula de “I Don’t Give A” de su anterior álbum basura, “MDNA”. ¡Que suerte que apenas queda rastro de este!

En cuanto al apartado de “specials“, encontramos “Iconic“, que incluye una colaboración con Chance The Rapper (¿?) y Mike Tyson. Desechable. También está presente “Illuminati“, una canción que se dedica a mencionar famosos y más famosos. ¡Hasta Lady Gaga! Sin embargo, la canción debería estar fuera del tracklist. Por último, hacer mención a la más que destacable “Body Shop“, una canción que no sabría bien donde agrupar, pero que es simplemente brillante a pesar de esa letra absurda nivel “Break Free”.

En definitiva, disco con coherencia que desechará lo plantado por “MDNA” (estiércol) y que será capaz de despelucar a más de una de las estrellas emergentes del pop. La Reina del Pop ha vuelto, ¡y punto!

Nota: 8 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s