Crítica: El Gran Hotel Budapest

granhotelbudapest1

Wes Anderson vuelve a las salas de cine con una comedia titulada ‘El gran hotel Budapest‘, que narra en primera persona cómo Zero Moustafa, un simple mozo de portería, se convierte en el protegido y mejor amigo de Gustave H, conserje del famoso hotel que da nombre a la cinta. ¿Consigue la película ser tan grande como el hotel?

‘El gran hotel Budapest’ es una comedia biográfica repleta de aventuras que no dejará a nadie indiferente. Somos muchos los que hemos ido con miedo a ver esta cinta al habernos sentidos “estafados” con su obra anterior, ‘Moonrise Kingdom’, una tomadura de pelo sobre dos niños que se enamoran en un campamento de verano. Por suerte, Wes Anderson cambia de fórmula y hace un filme mucho más entretenido, divertido y adulto. ‘El Gran Hotel Budapest’ está dotada de entretenimiento, sustancia clave inexistente en la película sobre el boy scout.

Wes Anderson ha logrado lo que muy pocos consiguen: hacer una comedia inteligente divertida. Y es que, la película “indie” por excelencia en la cartelera ha sabido hacerse un hueco en las salas de cine de España manteniéndose de manera excelente (más de 3,5 millones de euros). Pero, ¿qué hace de ésta una película diferente?

Un elemento clave es, sin lugar a dudas, el amplio reparto que posee la cinta. Como ya es usual en Wes Andreson, los actores y actrices reaparecen en sus películas una y otra vez. ‘El gran hotel Budapest’ no podía ser menos. El reparto del filme es simplemente sensacional, destacando particularmente las actuaciones de sus dos protagonistas. Ralph Fiennes interpreta a Gustave, el conserje del Gran Budapest. Fiennes, a quien hemos podido ver con anterioridad en ‘La lista de Schindler’ o las últimas entregas de ‘Harry Potter’ aporta diversión, rebeldía y un toque cómico a la cinta, dotándola con una frescura que amenizará el breve filme. Por otro lado tenemos a Tony Rovolori, que se adentra en Zero Moustafa, el mozo de portería que narra la historia sobre cómo él llegó a ser el dueño del tan apreciado y a la vez olvidado Gran Budapest. Revolori encarna su papel con la inocencia que caracteriza a Zero y la situación de miedo que éste experimenta en diversas situaciones del filme. El resto de las actuaciones son más que correctas, destacando gratamente las de Saoirse Ronan como Agatha, personaje que nos conquista desde el primer momento que aparece en pantalla.

La dirección y edición de la película son sobresalientes. Una peculiaridad de la película es que, cuando se sitúa en el “presente” (es decir, momento en el que el joven escritor conoce a Zero y le comienza a preguntar sobre sus experiencias vividas, allá por el año 1960), la imagen tiene una proporción de dieciséis novenos. Sin embargo, cuando Zero comienza a narrar sus hazañas, el formato de imagen cambia a cuatro tercios. Este viejo formato nos adentra aún más en la historia y nos sumerge de un modo fascinante en los años 30, época en la que se desarrolla la trama principal de la película. Pequeños detalles tan positivos como estos hacen que la comedia cinematográfica se convierta en una cinta formidable. Otro aspecto a tener en cuenta es su corta duración, no más de 100 minutos. Punto a favor para Wes Anderson.

Por último, debemos añadir los valores que la cinta trae consigo. Unos temas algo explotados como el éxito, la amistad o el amor elevan el listón a la hora de hacer una película. Sin embargo, el modo en el que éstos son tratados logra superar esta meta con enorme facilidad. Ese punto de comedia, rebeldía, sinceridad, miedo y simpatía conquistan al espectador, logrando que salga ilusionado al salir de la sala de cine. Como punto en contra de la película, existen veces en las que ‘El gran hotel Budapest” peca de poca fluidez, principalmente al principio de ésta. Pero, a pesar de ese fallo, podemos afirmar que estamos ante una de las mejores películas del año.

En resumen, ‘El gran hotel Budapest” es una comedia cinematográfica histórica que enamorará al espectador y le hará disfrutar durante poco más de hora y media. Muy recomendada.

Lo mejor: Actuaciones, humor, rebeldía.

Lo peor: El comienzo de la película.

Nota: 8,3/10

Anuncios

3 comentarios en “Crítica: El Gran Hotel Budapest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s