Crítica: Carmina o Revienta

Carmina_o_revienta-570033301-large

En 2012, Paco León debutaba como director con Carmina o Revienta, un falso documental sobre su madre Carmina Barrios. Sin embargo, fue el modo de su publicación lo que hizo que esta película marcase un antes y un después en la historia del cine español: el sevillano estrenó Carmina o Revienta en cines, venta y alquiler de forma simultánea y a un precio bastante asequible para la población.

Este 2014, Carmina vuelve a las andadas con Carmina y Amén, una cinta también protagonizada por su madre Carmina y co-protagonizada por María León, hermana del director. A pesar de ser lanzada en cines primeramente, nos sorprenden con la siguiente noticia: el preestreno Carmina y Amén podrá verse en más de 100 cines de forma gratuita. Y así es como Paco León cambia las reglas del cine español nuevamente.

Con motivo del estreno de la secuela, aprovechamos para hacer una review de Carmina o Revienta. ¿Estará a la altura la nueva película?

Carmina o Revienta es un filme que narra de modo autobiográfico la historia de Carmina Barrios, una mujer de 58 años que tras haber sufrido varios robos y no haber contado con el apoyo de su aseguradora, “reza a todos sus santos” para conseguir recuperar todo el dinero perdido. Desde la cocina y encendiendo su primer cigarro en la cinta, se presenta. La protagonista se define como “una tía muy echá palante pero que también, cuando está sola, es muy cagona”. Gracias a este modo de presentación somos capaces de ver el miedo que tiene Carmina o las emociones que esconde dentro sin necesidad de un largo monólogo. Carmina es madre de tres hijos, de entre los cuales destaca María León, madre soltera de 22 años que trabaja ayudando en la venta de su madre y que, como herencia de su madre, también se considera “una tía muy echá palante”.

Esta comedia oscura nos adentra en todas las emociones que vive Carmina a lo largo de un mes, su modo de solucionar los problemas y qué significa realmente ser una madre coraje en toda regla. La historia se desarrolla en Sevilla, ciudad que queda reflejada en el modo de expresarse de cada uno de los personajes,  siendo nombrados famosos barrios como Los Remedios, Triana o La Macarena. Es casi imposible encontrar una frase en el guión que no contenga muletillas como coñoputa o me cago en… Paco León deja servida la crítica: ¿refleja realmente esta película al sevillano?

Evitando la política, el acento andaluz de la película en general aporta a la cinta el toque de naturalidad que necesita para poder ser llamado falso documental. Otro aspecto a favor en cuanto a esta naturalidad mencionada son las presentaciones cara a cámara de los personajes, creando un vínculo de cercanía entre el espectador y el filme. Hay veces que piensas que todo está improvisado, que Carmina no interpreta a Carmina, sino que simplemente es Carmina. Una actriz revelación en toda regla, sin lugar a dudas.

La película destaca principalmente por la gran importancia que se le da a la vulgaridad y a la ordinariez con la que se narra la historia. El acto de fumar conduciendo, tomas yogures sin cuchara o esos “me se” en los diálogos de Carmina. Son muchos los que critican este aspecto, considerándolo un insulto para los andaluces y eso que muchos llaman y conocen como “marca España”. ¿Puede alguien decirme desde cuando ser vulgar se ha convertido en un problema? Estamos ante una ordinariez bastante seria y justificada. No nos encontramos ante una nueva entrega de Torrente o un video musical de Mojinos Escozios.

En cuanto al resto de personajes, nos hubiese parecido acertado algo más de acercamiento hacia ellos. El marido de Carmina, un hombre mayor alcohólico que ahoga sus penas en cerveza, protagoniza una de las grandes escenas de la película. Antonio, que es el nombre que recibe este personaje, se encuentra sentado en un banco junto a una cabra atada a una farola a altas horas de la noche. Con un cigarro en la mano, al igual que su mujer, pronuncia:

“¿Tú sabes una cosa Mari Fe? Que la vida es tan bonita que parece de verdad, hijo

Probablemente nos encontremos ante la mejor frase de la película debido a su intensidad y su sinceridad. Curioso saber que Mari Fe es una cabra.

Otro de los personajes olvidados es Anita, una señora mayor amiga de Carmina que dice ser amiga de la Reina Sofía. Querido Paco León, ¿cómo has podido escapar todo el potencial que tenía este personaje? Lo mismo pasa con Basilio, que conquista al espectador con tan solo segundos en pantalla y que, a pesar de eso, forma parte de ese grupo de personajes de los que no se saca todo el partido posible. Gran fallo, señor León.

¿Nos encontramos ante cine de autor? ¿Película de culto quizás? Si Paco León consiguiese mantener la esencia en sus futuros proyectos, estaríamos ante uno de los mejores directores españoles sin lugar a dudas. Su humor desafiante estaría a la altura de Pedro Almodovar, uno de los grandes directores del cine español (siempre y cuando olvidemos aquel despropósito al que llamó Los Amantes Pasajeros). Es por eso por lo que esperamos que Carmina y Amén se mantenga a la altura de Carmina o Revienta y no en una simple secuela sin ton ni son de esta maravilla de película.

Lo mejor: Carmina Barrios, el guión, su vulgaridad

Lo peor: Falta de presencia de los personajes secundarios

Nota: 8,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s